¿Qué es un hotel Passivhaus?

Al igual que una vivienda pasiva, un hotel Passivhaus es una edificación que cumple con los estrictos estándares de eficiencia energética del Passivhaus Institut. Por lo que un hotel pasivo se convierte en Edificios de Consumo Casi Nulo (ECCN), con un ahorro energético que puede llegar al 90%. Y aquí es donde radica la ventaja de estos establecimientos. Porque reducir el consumo de energía del hotel mejora la rentabilidad del hotel mucho.

Por poner un ejemplo, un hotel de alta montaña en Sierra Nevada, Baqueira Beret o Navacerrada tiene un gasto en calefacción enorme. Y reducir ese gasto en un 60% permite amortizar la inversión realizada al contratar a una empresa de construcción Casas Pasivas. En un estudio realizado en Vigo se ha conseguido una demanda de calefacción anual de 13,0 kWh por metro cuadrado y año. Cuando la media puede rondar los 300 kWh por metro cuadrado y año.

Características de un hotel Passivhaus

  1. Aislamiento térmico. Una de las características más importantes para un hotel Passivhaus es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior). Que evita que la temperatura del exterior se iguale con la del interior. Los materiales de última generación utilizados en Casas Arquicenter, permiten aumentar el aislamiento térmico sin que aumente el grosor de los recubrimientos.
  2. Eliminación de los puentes térmicos. Un puente térmico es un punto en el que se reduce el aislamiento térmico. Puede ser por un elemento geométrico. Por ejemplo, las esquinas suelen tener menos aislamiento térmico debido a su forma. También se produce un puente térmico si las ventanas o las puertas están mal aisladas. Por eso es tan importante utilizar puertas y ventanas Passivhaus.
  3. Ventilación mecánica y estanqueidad. Este punto es el que más cuesta entender a las personas que quieren construir Casas Pasivas. Porque en una casa no se contempla mucho la ventilación mecánica. Pero en un hotel sí que es común este tipo de elementos. Así que la ventilación mecánica con intercambio de calor de los hoteles Passivhaus, sumado a la estanqueidad del edificio. Hace muy factible aprovechar al máximo esta característica.
  4. Construcción bioclimática. La orientación y situación del hotel también es importante. Además de conseguir más luz natural. Y poder captar el calor solar. Los elementos constructivos proporcionan sombra en los meses de verano. Para que el edificio no se caliente tanto. Mientras en invierno, se absorbe la mayor cantidad de luz y calor. Lo que reduce la demanda de energía.

Sostenibilidad y rentabilidad

Además del ahorro energético, un hotel Passivhaus ofrece a sus huéspedes una alternativa sostenible para sus vacaciones. Que se puede sumar con las fuentes de energía renovables para reducir aún más la huella ecológica del hotel.

Así, se consiguen más clientes y se reducen los gastos. Aumentando la rentabilidad del negocio.